Coinbase y el poder de los exchanges

0
147

Muchos recuerdan con cariño su primera transacción con Bitcoin, para muchos esta ocurrió en Coinbase, uno de los primeros exchanges que operó en el mundo occidental. El Bitcoin empezó a ser comerciable en Coinbase cuando el precio de una unidad aún estaba en un dígito y el volumen diario de transacciones no era mayor a la población de un pequeño pueblo.
Desde entonces, este exchange ha servido de soporte en la popularización del Bitcoin y lo hizo más accesible a consumidores de todo el mundo. No hay duda que los seguidores del Bitcoin le tienen afecto a este exchange. Y los que comenzaron temprano a hacer transacciones con Bitcoin, seguro le deben su actual riqueza a Coinbase.

La empresa tranquilamente utiliza su influencia en el mercado, pero su poder en el mundo de las cripto monedas es innegable. Como dice el dicho: «con gran poder, viene gran responsabilidad» y Coinbase se encuentra actualmente en una posición bastante precaria. Por culpa de un comportamiento cuestionable en el pasado, existen opiniones dentro y fuera de la comunidad sobre su estabilidad y presencia merecida.

Cambio en el juego

El ecosistema del Bitcoin originalmente era cerrado, solamente los que lo minaban recibían la moneda como medio de pago. Es el algoritmo tipo «proof of work» por excelencia que se mantiene en funcionamiento hasta el día de hoy, pagándole a los mineros con Bitcoin por verificar y procesar las transacciones de la red. Sin embargo, los exchanges permitieron realizar transacciones entre Bitcoin y dinero fiat como dólares, libras esterlinas y yenes. De alguna manera, esto fue algo bueno: puso el Bitcoin en manos de los que no querían o no podían minarlo, pero también abrió una caja de Pandora.

Los exchanges ya son esenciales en la economía del Bitcoin porque son la forma primaria para obtener valor desde los Bitcoins que uno tiene, dado que aún no se ha popularizado tanto como medio de pago directo por parte de los comercios. Aunque existen casos de adopción por parte de los e-commerces como medio de pago, como el caso de Alibaba u Overstock, aún queda mucho camino por recorrer. Lamentablemente, mucha gente aún favorece las tiendas físicas y lugares donde usar efectivo o tarjetas de crédito es infinitamente más simple.

Naturalmente, un lugar donde puedes transformar tus Bitcoins en la moneda de tu país se transforma en un servicio con altísima demanda. Aunque le da a la gente un atisbo del valor de sus Bitcoins, también abre el mercado a la especulación. Coinbase y otros exchanges del comienzo de esta ola crearon una relación entre el dinero fiat y el Bitcoin, lo que cambió el juego para siempre. Ya no fue más sobre crear un nuevo sistema bancario, o una forma más simple para invertir. Se transformó en «llegar a la luna», «hodling» y hacer el precio de la moneda su única medida de éxito.

El poder de los exchanges

Ya que los exchanges son el lugar por excelencia para comercializar Bitcoin, también tienen mucha influencia en el precio de la moneda misma. Muchos entienden que cuando un exchange agrega un altcoin como posibilidad para convertir desde y hacia Bitcoin, el precio de esa moneda probablemente aumentará. Los que compraron tempranamente altcoins como NEO le han pedido a diferentes exchanges del mundo que acepten NEO en sus monedas a comercializar y en la mayoría de los casos está funcionando. Cuando un exchange acepta una moneda popular, comienza a ganar mucho por las comisiones de las transacciones, cuando hay.

También pueden aprovecharse del alto volumen con métodos más siniestros. En el pasar de los años, muchos miembros de la comunidad han notado que cuando el Bitcoin está bajando rápidamente, Coinbase deja de funcionar. Aunque la empresa afirma que esto se debe al alto flujo de nuevos usuarios, el manejo de una cantidad volumen de transacciones, capacidad insuficiente de los servidores, o algo así; muchos sospechan de esta repetida acción de Coinbase.

En estos tiempos, un exchange podría, en teoría, llenar sus propias órdenes de compra y venta antes de que clientes reales lo hagan y llenarse los bolsillos con esas ganancias. De hecho, la organización llamada Commodities and Future Trading Commission se encuentra actualmente investigando a GDAX, que pertenece a Coinbase, por la posible violación de comercio luego de la violenta caída que tuvo el Ethereum hace algunos meses.

Cualquier exchange que ostenta influencia así y normalmente opera sin supervisión es preocupante. Estados Unidos en la mayoría de los casos ha dejado que las criptomonedas se popularicen sin restricción, pero en el caso posible en el que un político escoja revisar e imponer medidas de control, como ha ocurrido en China y Corea del Sur, Coinbase tendría algo por lo que preocuparse. En el caso posible en que demanden que deje de operar, sin duda tendría esta acción impacto en el precio global del Bitcoin.

El lado bueno de las cosas

Coinbase debería estar formalizando una historia creíble para cuando le toque que reguladores del mercado le quieran revisar en detalle su modus operandi. Sin embargo, también hay muchas cosas positivas a destacar. Actualmente le asegura la FDIC y sigue la guía de operación establecida en Estados Unidos, desde su cuartel general en San Francisco.

Mientras más tiempo pasa y más gobiernos, bancos centrales e instituciones financieras se dan cuenta de lo que puede hacer la blockchain y las criptomonedas, las medidas reguladoras son menos ásperas para operar dentro de la frontera que regulan. Para Coinbase y sus clientes, esto equivale a buenas noticias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here